Albanés básico para viajeros

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Conviene saber, si uno piensa utilizar los baños públicos en kosovo, que “Burra” somos los hombres, “Gra” las señoras. Que hay mucho despistado suelto. La foto me la envía un amigo viajero con ganas de compartir experiencias y ampliar el amplio catálogo de ToiletPlanet.

Mi pequeña aportación, esta curiosa performance encontrada en el centro de Oslo.

Liberté, Egalité, Fraternité.

Liberté, Egalité, Fraternité.

Liberté, Egalité, Fraternité. Intuyo que se trata de algún tipo de curioso homenaje a la Grandeur de la France. O sea, que uno puede escoger entre mearse en la Liberté o ciscarse en la Egalité. Cuestión de gustos de cada uno.

 

 

Toilets del norte, de muy al norte, y de no tan al norte
Toilet en Onoy, Noruega

Toilet en Onoy, Noruega

La tan celebrada luz del norte, que le sienta así de bien a los váteres. El único lavabo público de la isla está junto al embarcadero donde llega el ferry. Llegar y besar el santo, que le dicen.

El incansable Juanma me envía esta otra desde Copenhague, también al norte, aunque no tanto

4eb6c3add2969b9729823f6c5e32bbdfasdpetita

Que tiene su cosa y su aquél, no se crean que es fácil descubrir el funcionamiento del aparato a primera vista. La última toilet viene del norte del País Vasco, que viene a ser el sur de Francia de toda la vida. El norte de algo siempre es el sur de algo. A lo mejor son las soledades boreales que me están afectando y me pongo filosófico, pero bien mirado la cosa tiene su enjundia. Mañana me pongo a pensar en el tema.

La cueva milagrosa

La cueva milagrosa

Cartelería de primera necesidad

En Bolivia a los lavabos les llaman “baño”. No tienen demasiado interés en sí mismos, a menos que te apasione la cosa sórdida y siniestra. Son mucho más interesantes los carteles, y a eso me estoy dedicando. Por no variar y aumentar la colección.

_MG_0988-3

_MG_1123-4

_MG_1330-2

 

De todas maneras, los que más me gustan son los de edificios a medio construir. En Copacabana los hay a montones. La crisis de la construcción? Vete a saber. Lo cierto es que el único provecho que les sacan es el de mear dentro. A lo mejor es una solución que podemos importar. Ahí lo dejo, como sugerencia.

 

_MG_1326-1

.

 

Lógica desconcertante

_MG_0069

Para los que nos hemos educado en la lógica cartesiana de toda la vida el letreero supone todo un reto.

Aparte de un atentado a la ortografía, pero esa es otra guerra.

Produciendo mierda al por mayor

Visto el título, y considerando que este blog intenta hablar exclusivamente de fotografía, cualquiera podría pensar que vamos a hablar de nuevo sobre la actividad fotográfica que se perpetra a diario a lo largo y ancho del planeta. Error. No está entre mis prioridades insistir de nuevo en tema tan trillado. Sin embargo, en mi afanosa búsqueda de material para mi proyecto de váteres del mundo, he ido a topar con esta simpática iniciativa del señor Bill Gates y su santa esposa, Melinda:

 

La cosa viene a ser un concurso, dotado con fondos bastante generosos, para inventar lavabos innovadores, que puedan ayudar a paliar las necesidades de aquellos países que carecen de instalaciones sanitarias adecuadas. Loable en todos los aspectos, y absolutamente nada que objetar, al contrario. Que después de afligir al mundo con una mierda tan grande como Windows, el señor Gates se desviva ahora por intentar remediar el daño producido impulsando un nuevo tipo de retrete, es un acto de justicia poética que hay que valorar en su justa medida. Sin embargo, lo más interesante viene ahora: Cómo se hace para probar los nuevos inventos? Ponemos a gente cagando delante de un jurado? Antiestético e antihigiénico a partes iguales. Para solucionar el problema está la empresa canadiense MaP. Esta empresa produce zurullos de caca artificial, hecha de pasta de soja, que nadie se espante.

 

 

Como puede verse, el aspecto y la textura son inmejorables. A eso le llamamos en mi pueblo un “perfect”. El tubo de pasta de dientes gigante merece comentario aparte, pero en estos momentos no se me ocurre nada.

 

 

Nada se deja al azar. El tamaño y el peso perfectamente controlados, como canadienses que son. A ver qué tal se comporta la “Fake poop” como la llaman ellos en condiciones extremas:

 

 

Pues perfecto, como pueden ver. A mí me parece innecesario lo del agujerito este que viene a ser un falso ojete, pero supongo que se trata de estandarizar el ángulo de incidencia del plastrón. A todo esto, tengo tan sólo una duda de estas que no vienen al caso, pero que da igual. A todos nos ha pasado que te llamen del colegio del niño para ir a explicar tu trabajo a los otros mocosos. En mi caso he podido salir más o menos airoso gracias por un lado, a la falsa idea que tiene la gente de lo que es el oficio de fotógrafo, y por otro a mi natural desparpajo mintiendo, pero el hombre este que se pasa el día echando cagarros falsos por un agujerito, cómo se las apaña?

Por cierto, una oportunidad de negocio en la que podíamos ser no ya competitivos, sino primera potencia mundial, y nos pasan la mano por la cara. Qué país.